Reflexiones para un nuevo México 2015

Hace una semana tuve el honor de ser invitado por mi alma mater para dirigir un breve mensaje a los alumnos candidatos a graduarse merecedores a premios de distinción por su participación destacada en actividades extra académicas; después de un año algo intermitente en este blog, les comparto de forma íntegra este mensaje en espera de que despierte su reflexión y con el firme propósito de tener un 2015 más constante y activo en este medio. ¡Felices Fiestas!

———————————————

Buenas noches estimados alumnos, padres de familia, queridos maestros y directivos del Tec de Monterrey que hoy nos acompañan; es para mí siempre un gusto regresar a casa y más el día de hoy pues hace 10 años exactamente estaba yo en este mismo escenario recibiendo un reconocimiento como hoy lo hacen ustedes.

El día de hoy tengo la oportunidad de dirigirme a ustedes y antes de empezar quisiera subrayar que hoy es un día de celebración, alegría y satisfacción por sus logros; ¡Muchas Felicidades! Lo que ustedes han logrado los distingue por muchas razones del resto de sus compañeros y la más importante de todas, es el espíritu y la vocación que tienen por dar el extra y salirse de su área de confort. Esta habilidad o característica es sin duda la que más he atesorado y más me ha redituado en mi vida profesional, y los exhorto a que sigan alimentando esa ambición positiva y esa voluntad para actualizarse constantemente y liderar así el movimiento familiar y social.

Uno de los principios de los que más me gusta reflexionar es irónicamente uno de ciencia ficción llamado la “ley de intercambio equivalente”, traducido de la expresión “Touka Koukan” de un anime japonés. Este principio en resumidas cuentas lo que señala es que las personas no pueden ganar algo sin un sacrificio o el pago de un precio; para obtener algo, debes entregar algo de igual valor. El día de hoy ustedes no me dejarán mentir cuando afirmo que para alzar una copa nacional CONADEIP, para organizar un Congreso, para presentar una comedia musical ante más de 1,500 personas, para ejecutar un plan de acción social, incluso para organizar una fiesta de bienvenida se necesita coordinación, dedicación, trabajo en equipo, esfuerzo, desvelo y en muchos casos sudor y lágrimas. Sin embargo si creen que su único pago por todo este esfuerzo es el diploma o el borrego que se están llevando, están completamente equivocados: la verdadera riqueza y la correspondencia a su esfuerzo está en todas y cada una de las experiencias, los aciertos y los errores, las crisis, los acuerdos, las decisiones y todo aquello que tuvieron que vivir para llegar el día de hoy a este lugar; es ese cúmulo de aprendizajes lo que realmente les da un valor agregado y estoy 100% seguro les habilita una muy sólida base de competencias para el día de mañana desempeñarse con la más alta calidad y excelencia donde ustedes quieran y para el fin o el sueño que ustedes se propongan.

No obstante les tengo una mala noticia y es que desafortunadamente yo hoy no estoy aquí para hablar únicamente de su ya probada capacidad y competencia, pues si bien eso les ha permitido destacarse en su pasado, no será suficiente para garantizar el éxito profesional y personal de su futuro, mucho menos en una realidad tan compleja como la que vivimos hoy en día. Hoy en México jóvenes, no hace falta  gente capaz. Lo que necesitamos hoy en día no es gente más preparada, con más conocimiento y mejores competencias. En esta realidad en la que se vive diariamente hambre, inseguridad, corrupción, opresión e injusticia lo que hace falta NO es talento; no es el qué, sino el cómo.

El cómo significa la manera en la que logramos las cosas. Ustedes a través de todas sus actividades académicas y de asuntos estudiantiles han logrado el éxito y seguramente también lo lograrán afuera si así se lo proponen; sin embargo no es lo mismo ser campeón en base a la honestidad, el juego limpio y el trabajo en equipo, a lograrlo en base a la trampa, el individualismo y la burla al contrario. El lograr las cosas por el camino fácil, chueco y que no se responsabiliza de las consecuencias puede ser igual de eficaz para lograr un objetivo en el corto plazo o incluso en el mediano, sin embargo con el paso del tiempo se vuelve cada vez menos efectivo, sostenible y desgasta hasta matar nuestras relaciones personales y laborales en principios básicos como el respeto, la lealtad y la confianza. México necesita entonces no sólo de su talento, sino principalmente de sus principios, sus valores, su correspondencia para sí demandar sus derechos pero también cumplir con sus responsabilidades; en una frase, México necesita gente correcta y congruente.

Hoy es un excelente día para que se cuestionen y nos cuestionemos no sólo en lo que hemos logrado hasta ahora y aquello que queremos lograr el día de mañana, sino principalmente cómo lo hemos hecho y cómo de ahora en adelante lo queremos lograr y en ese sentido, estoy seguro que esta gran institución ha colaborado en su formación personal para que ustedes busquen logros realmente trascendentales y de impacto en su entorno y no sólo éxitos banales o vacíos que se queden en el plano individual. En este sentido les comparto 3 breves recomendaciones en base a mi experiencia personal y profesional:

  • Respeten el derecho ajeno. Sean empáticos y tolerantes con la realidad y las formas de pensar distintas a las suyas, y manifiesten sus ideologías y necesidades sin afectar a otros y asumiendo las consecuencias de sus actos y palabras.
  • Busquen el bien común sobre el bien propio. El egoísmo y el individualismo no los harán felices ni les dará resultados en el largo plazo y por el contrario, a medida de que más entreguen a su medio sin duda alguna más serán beneficiados y retribuidos por el mismo.
  • Construyan acuerdos: uno de nuestros problemas más grandes y que se liga directamente a nuestro egoísmo es nuestra incapacidad de generar acuerdos; cuando hablen con sus colegas, vecinos, amigos y hermanos no se enfoquen en las diferencias que tienen sino en aquello que los une.

Antes de concluir, me gustaría que hiciéramos un brevísimo ejercicio de humildad y reconozcamos a aquellas personas ya sean padres, hermanos, familiares, amigos y mentores gracias a los cuales el día de hoy estamos aquí celebrando un gran logro. El reconocimiento que hoy reciben si bien en gran parte es fruto de su trabajo, es también consecuencia de la guía, apoyo, escucha y motivación de sus seres más queridos. Les pido entonces que brindemos un muy fuerte aplauso a todos ellos.

Muchas gracias a todos por su atención, nuevamente muchas felicidades y que tengan una excelente noche.

Anuncios