Aunque la mona se vista de seda…

Una de las diferencias que reconozco tengo a veces con nuestra sociedad y el mundo corporativo es que el viejo adagio de que “como te ven te tratan” es una postura que a diferencia de muchos, no decido aceptar al 100%. Si bien existen países de primer mundo como Canadá, Suiza, incluso partes del mismo Estados Unidos en donde uno puede ser perfectamente respetado personal y profesionalmente sin importar las apariencias o algunos aspectos de vestimenta (calzado abierto, barba larga, vestimenta casual, tatuajes o piercings, por mencionar entre otros), en México estamos todavía años luz de valorar a la gente por lo que es más allá de por cómo se viste o arregla.

 

Hace poco tuve la oportunidad de experimentar la burla sana de varios amigos y compañeros que evidenció la diferencia notable entre la realidad en la que vivo y la que encuentro muchas veces a mi alrededor; sin entrar mucho en detalles, en un artículo de la empresa en donde trabajo envié a la sección de “conoce a” una foto mía en shorts, playera y calcetines sosteniendo a mi perrita Marvel. Sin rayar en la desfachatez reconozco que para dicha foto no estoy muy arreglado y mucho menos portando mis mejores galas, sin embargo decidí incluirla porque me pareció simpática y “familiar”; honestamente y siendo una sección llamada “conoce a” nunca cuestioné que la foto pudiera ser inadecuada, además siendo una persona que trata de vivir de forma sencilla y auténtica, los formalismos o las apariencias realmente me importan poco.

 

El tema de esta famosa foto y sus múltiples reacciones incluso en mi familia me hizo reflexionar en varias experiencias de mi vida en donde he presenciado, hecho y seguramente recibido crítica o discriminación porque “alguien” no cumple con protocolos o normas de sociedad. Si bien mi anécdota de la foto no pasará a ser más que una anécdota chusca, debemos aceptar que muchas veces la cosa no se queda ahí, tanto en nuestra vida profesional como personal.  ¿Cuántas veces hemos clasificado a alguien por un rápido juicio de vestimenta al momento de conocerlo? ¿Cuántas veces le hemos atribuido calificaciones a su capacidad, inteligencia, educación o congruencia por su aspecto? ¿Cuántas ocasiones hemos cerrado puertas o negado oportunidades, apoyo, incluso una simple escucha a alguien por su apariencia física? Y finalmente, ¿Cuántas veces hemos sido nosotros quienes modificamos nuestra vestimenta e incluso nuestra personalidad para “pertenecer” a un grupo?

 

Si bien en todo ámbito existen etiquetas y códigos, debemos aprender a ser más ácidos y poder distinguir cuando un código obedece a principios como el respeto o la tolerancia, y cuando únicamente se ubican en la superficialidad y el consumismo, en una respuesta de lo que los medios, las corporaciones o nuestros introyectos nos dictan. Debemos elevar nuestra consciencia para distinguir pero sobre todo para criticar aquellos  juicios arbitrarios, impropios y muchas veces utilitarios, que nos llevan continuamente a cambiar de auto, de ipod, de vestimenta, de léxico y de hábitos. Definitivamente la opción de criticar lo diferente y minimizar a alguien a una etiqueta como “ñoño”, “naco”, “geek”, “metrosexual”, “emo”, “cholo” o “hipster” es el camino fácil y además popular hoy en día, sin embargo si buscamos el crecimiento personal y social debemos arriesgarnos y esforzarnos a dar un paso más.

 

Descubrir al ser humano por lo que es y no únicamente su superficie requiere un contacto auténtico al cual no solemos ya exponernos. Partiendo de que todo empieza a nivel individual, es decir de un profundo autoconocimiento y definición de nuestro carácter, personalidad, miedos y creencias, podemos tener entonces la seguridad y la voluntad para poder expresarnos como somos, y así extender nuestro ser hacia los demás con tolerancia y entendimiento de que aquello que resulta diferente a nuestra formación, cultura, percepción o convencionalidad, es también valioso y único. El entender que cada quien tiene orígenes distintos que le dan sentido y forma a su ser y manera de expresarse, nos permite ampliar nuestra visión del mundo y nos brinda la oportunidad de aceptarnos y convivir mejor como sociedad, sin importar los límites y reglas que nuestros convencionalismos sociales y la moda enmarcan y definen hoy en día.

 

Toda moneda tiene dos caras y espero que esto no se malentienda. Existen normas de educación y de principios que son generalmente aceptadas y entendidas. Definitivamente no profeso la anarquía en donde cada quien pone sus reglas, sin embargo promuevo enfáticamente el cuestionamiento de toda aquella “norma” que nos impida vivir de forma auténtica y sobre todo, más humana. En una sociedad en la que cada día estamos más desconectados física y emocionalmente, creo que las reglas y los modelos de comportamiento deben de ayudarnos a vivir en cordialidad y tolerancia, sin por ello enmarcar e incluso engañar la forma, contexto y comportamientos con los que debemos vivir. Porque eso sí, aunque la mona se vista de seda…

7 comentarios el “Aunque la mona se vista de seda…

  1. yorcharturo dice:

    Amigo no te agüites, toda mi vida he sido discriminado, juzgado, criticado, mal entendido, etc.

    Así es la vida, a veces duele, pero hay que aguantar y entender que no siempre es en mala onda.

    Por cierto me han tratado gacho en otros países. Con lo cual concluí que es cosa de la humanidad.

    • Amigo yo creo que es cuestión de la “fracción” de humanidad con la que te ha tocado vivir… creo que sí tenemos muchos defectos como humanos, pero hay muchas cosas positivas por las que vale la pena seguir intentando. Eso sí, siempre admiraré tu autenticidad!!

  2. Daniel dice:

    A mi parecer, una de las principales barreras del ser humano a ser superadas, es el autoconocimiento y la autocrítica. No todos somos capaces de entender lo que somos y cómo nos vemos dentro nosotros mismos. Si cada uno fuera tan humilde para bromear de forma sana, sería un chiste popular. Pero no, solamente bromeamos con lo que alimenta nuestro propio espíritu sin incluir la felicidad y sonrisas de los demás. No te pasa que a veces quieres y mueres por contar un chiste que crees es gracioso y para los demás no lo es?
    Para las personas que ven dentro de los demás sus propios defectos son interna y externamente alienados, no controlan sus propios sentimientos y mucho menos su felicidad, por lo que no te sientas mal. Estas personas te están entregando el poder de vivir sus vidas sin que te enteres.
    Saludos Tocayo….
    Dani Campos

    • Totalmente de acuerdo Tocayo, un gusto que leas el blog y sobre todo gracias por enriquecerlo con tu contribución; ojalá todos vayamos desarrollando ese sentido crítico que bien mencionas, para lo cual precisamente la intención de este espacio es despertar reflexiones que nos detonen contrastes o cuestionamientos que no solemos hacer, y en ese responder encontremos áreas ocultas y de desarrollo personal. Un abrazo y estamos en contacto!

  3. Juan Carro dice:

    Excelente reflexion Rubens, me encnato y como comentas poder contacta al ser humano que tenemso en frente requiere de abrirnos a poder vivir otras expreriencias que no necesriamente estámn en nuestra realidad.

    • Así es mi estimado uruguayo, el tema como bien comentas es que abrirse a nuevas experiencias implica vencer temores, romper paradigmas y salirnos de nuestra área de confort… y no todos nos damos esa oportunidad, aunque valga mucho la pena. ¡Saludos!

  4. […] de estrategias poco justas para obtener nuestro beneficio, y no somos equitativos con los demás no únicamente en acciones sino también en juicios; si queremos promover un cambio social debemos empezar por el respeto de las leyes que nos rigen, […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s